Por segundo año consecutivo, los quintos y octavos básicos fueron de viaje de estudios a Antawaya, lugar en el que compartieron, estrecharon lazos de amistad y pasaron unos saludables días al aire libre.